Artículos Periódico Reforma

“Textear”, fumar y engordar (Reforma Negocios, 2 de agosto, 2016)

“Textear”, fumar y engordar

FERNANDO GARCÍA SAIS

Notario 210 de Sinaloa

@fgarciasais

www.garciasais.com.mx

 

Por más que se diga que el ser humano es racional, lo cierto es que gran parte de nuestras decisiones se alejan de esa verdad: las personas tomamos decisiones, diariamente, y muchas de ellas son perjudiciales para nuestra salud y para la sociedad en la que vivimos. Ello descubre una racionalidad limitada por diversas causas: la inducción, deliberada o no, al error por parte de otros o la imitación de conductas ajenas (la del vecino, amigo, compañero de trabajo…).

En más de 15 años de estudio sobre el tema de los derechos de los consumidores, he podido llegar a la conclusión de que el consumidor necesita que, desde el Estado y de la empresa, se le guíe hacia mejores hábitos. Ello coincide con lo que profesores como Cass Sunstein (Harvard) han denominado el paternalismo libertario, identificado por otros como paternalismo suave, con base en el cual la regulación (el Derecho positivo) induce a las personas para que tomen la mejor decisión posible, respetando siempre su derecho a elegir.

Usar el teléfono celular, ya sea sin manos libres o para “textear” (término, por cierto, no reconocido aún por la Real Academia de la Lengua Española, pero de uso generalizado) es una muestra de la toma de decisiones nada racionales. Igual, podemos afirmar, respecto de la decisión de fumar y de consumir productos alimenticios dañinos, con alto contenido de azúcar y grasas (saturadas, hidrogenados y trans. Las buenas son las mono y poliinsaturadas.

Las muertes y daños a las personas y cosas por enviar textos desde los aparatos celulares se incrementan cada año. Se calcula que en Estados Unidos, cerca del 30% de los accidentes vehiculares tienen como causa última el uso de los celulares mientras se conduce (“driving while intexticated”, para aludir a la intoxicación similar a la que produce el alcohol y las drogas). Se calcula que el tiempo que un conductor se distrae del volante es de 5 segundos, como mínimo, lo que se traduce en que a una velocidad de 88 km/h, el vehículo recorre toda una cancha de futbol “sin conductor racional”.

A las empresas, primordialmente las automotrices, de telefonía celular (Telcel, Movistar, Iusacell-AT&T) y de seguros, les compete hacer algo: enviar información adecuada, diseñar equipos “racionales” que permitan a los consumidores tomar decisiones que se traduzcan en mayor bienestar, crear padrones de asegurados con antecedentes y vincularlos con la emisión de licencias de conducir y con la venta de coches. A nadie nos conviene la pasividad, que involucra la toma de una decisión: la de estar por la generación de daños, muertes y lesiones, que resultan costosas para todos.

Recordemos que, con el tabaco, en los últimos 15 años -por lo menos- ha existido mayor y mejor información respecto de lo nocivo que resulta para la salud y para la calidad de vida, no sólo de los fumadores activos sino de los pasivos. Asimismo, hoy somos conscientes del gran costo que representa para los contribuyentes, a través del gasto estatal en los servicios de salud.

¿Tenemos los ciudadanos que soportar que parte de nuestras contribuciones se destinen para ese gasto? ¿Deberían las empresas que ponen en circulación productos que, aunque lícitos, generan un daño? ¿Debería el Estado asumir, como lo ha hecho, un rol activo y crear zonas libres de humo, alejar de las cajas de los supermercados los cigarros (declarado constitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación), incluir etiquetado de consecuencias adversas, etc.?

Estoy convencido que desde la iniciativa privada y pública pueden materializarse cambios positivos, pero igual que al ciudadano, a veces “hay que incentivar al incentivador”. La sociedad civil, las organizaciones de consumidores y la academia desempeñan un papel importantísimo. México está urgido de ciudadanos que tengan menos fe en las soluciones milagrosas (lo que de por sí es un reto mayúsculo dado nuestro bagaje esotérico) y más confianza en soluciones basadas en la acción, la reflexión y en la construcción de ciudadanía.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .